Estilo Scrambler

Desde hace algún tiempo quiero cumplir el sueño de  poseer una motocicleta tipo Scrambler personalizada con el máximo mimo y atención al detalle posible.

El estilo minimalista tiene que imperar en el diseño general de la moto.  Todo lo que no haga estricta falta (por funcionalidad o estética), debe será rechazado.

La combinación cromática debe ser sencilla pero atrayente y podría estar basada en gris mate/negro, o verde mate/negro.

El estilo scrambler debe ser acentuado al máximo para que nada más mirarla evoque cierta inspiración militar,  de batalla, y  que de aspecto de robustez desde el primer al último tornillo.

Tengo varias referencias visuales del tipo de moto que quiero construir.

A continuación algunas:

Renard-Boneville

Boneville Renard

brat-style-motorcycle-5-625x416 brat-style-motorcycle-625x416

CRD

SOUL II

FUEL

Moto Guzzi TractorMoto Guzi Tractor 2Moto Guzzi Tractor 3

El mejor color…

https://www.coloresral.com.es/ral-6003-verde-oliva

 

 

Yamaha MT-09: Animal salvaje

Por cortesía de Vius Madrid, he tenido la ocasión de probar la Yamaha MT-09 durante aproximadamente dos horas (subiendo al Escorial desde la Calle Fernandez de los Ríos en el propio Madrid),  y he recordado el motivo por el cuál mi moto ideal es una bicilíndrica de aproximadamente 80 CV. Esta Yamaha es la moto perfecta para perder de golpe todos los puntos del carnet con sus 115 CV de potencia a 10.000 RPM. En un momento de la prueba, con el puño a medio gas, casi sin darme cuenta, he mirado el velocímetro y me he asustado. No quiero llevar a nadie a equívocos: seguro que esta moto gustará mucho a los amantes de emociones fuertes, porque la Yamaha es muy potente. NO ES UNA MOTO PARA NOVATOS. No lo puedo decir más alto, ni más claro.

La Yamaha es muy bonita y tiene un excelente precio. Simplemente la moto no es para mi (o al menos estoy intentando convencerme de ello). Yo soy de ritmo mucho más sereno.

Por eso, a pesar de la enorme potencia de esta Yamaha, personalmente me sigue gustando más la entrega de potencia de un bicilíndrico. El tricilíndrico de la Yamaha empuja desde abajo, si, pero no noto el motor tan lleno como por ejemplo en la Ducati Hypermotard 796. Esta última es mucho más tractor,  mucho menos fina, con toda la entrega de potencia a bajo y medio regimen, pero por algún motivo me siento mucho más cómodo con el motor de la Ducati que con el de la Yamaha. También es cierto que he llevado muchas más veces la Ducati, y quizás todo sea simplemente una cuestión de acostumbrarse.

La estética de la Yamaha es particular, moderna y, en mi opinión muy conseguida. Me ha encantado la postura erguida que me ha resultado muy cómoda. Una mezcla entre una trail y una deportiva con el peso bastante echado hacia adelante (similar a la postura de conducción de la Ducati Hypermotard, aunque más cómoda).

La Yamaha tiene 3 modos de entrega de potencia seleccionables desde el manillar: Standard, A y B. Realmente se aprecia diferencia entre modos. El modo B, que es el modo para entrega de potencia suave, es el que he utilizado para la entrada y salida de Madrid, ya que es el que más dulzura proporciona a la moto. El modo estándar es contundente. Con respuesta inmediata en bajos. El modo A, es el modo más deportivo. Yo apenas lo he utilizado y no he podido apreciar las diferencias entre el modo standard y el modo A. Lo que si que he apreciado es diferencias entre el modo Standard y el modo B. El modo B hacía que la moto fuera mucho más noble, más dulce, más tranquila. Me ha gustado. Si la moto fuera mía muchas veces la pondría en ese modo para ir por ciudad.

En definitiva, que los que vayan buscando una moto potente, a buen precio y con una estética muy acertada, ya tienen otra montura que compite directamente con la Triumph Speed Triple. Un gran acierto de Yamaha.

Triumph Boneville 2014:La perfecta moto tranquila.

Cuando la ves te enamoras de ella. Entra por los ojos. El color de la pintura: rojo cherry y negro. Los dos silenciadores laterales cromados a la antigua usanza, el faro redondo, la ubicación del contacto para las llaves en la parte delantera en lugar de en el manillar. Todo está pensado para resultar estéticamente agradable y retro en este mítico modelo de Triumph. Todo está pensado para acaparar miradas. Y lo consigue.

No acaban aquí las concesiones al estilo en este modelo homenaje al motociclismo clásico. En la Triumph Boneville todo está dispuesto para ensalzar el mito.
Por eso, y aunque estamos en el año 2014, mirando la moto lateralmente nos sorprenden los “carburadores” y un starter como los de antes, de los de tirar para arrancar.

Detalle falso carburador

Detalle falso carburador

Los carburadores son obviamente falsos, ya que el modelo monta inyección electrónica, pero en Triumph no han querido renunciar a la estética conservadora y singular de los motores alimentados por carburadores, y han montado un falso cuerpo dentro del cuál van los inyectores.

Sorprende, no obstante, que el starter sea real, y que además tenga la función para la cual fue originalmente concebido: facilitar el arrancado en frío. Así que para arrancar la moto, y durante los primeros minutos de marcha, convendrá llevarlo en la posición abierta para evitar que el motor se cale mientras coge temperatura.

Las llantas de radios acaban por complementar un paquete que, estéticamente satisfará incluso a los más puristas amantes del estilo clásico y retro.

Triumph Boneville 2014

Triumph Boneville 2014 @ Coll de Rates

Comportamiento dinámico

Nada más subirnos en esta Triumph comprobamos lo manejable que resulta. Su escasa altura al suelo nos da un control total en parado, y a pesar de que no es una moto ni mucho menos liviana, se maneja con facilidad en parado debido a su baja altura.

Una vez en marcha su motor nos ofrece desde bajo régimen lo que esperamos de él: buen par. En efecto, el motor de 865 cc responde lleno en todo el régimen de revoluciones.

Curveando por puertos de montaña la moto se muestra noble. Entra bien en curva pues, aunque sea pesada, sus kilos se olvidan una vez en marcha, y la moto se muestra dócil y ágil en todo momento.

Eso si, no es una moto deportiva. El motor siempre sube de vueltas de forma lineal, sin bruscas entregas de potencia, y sin que la mala leche aparezca por ningún lado. Los que vayan buscando ese tipo de sensaciones encontrarán en la Speed Triple una mejor montura.

Esta Boneville es una moto para disfrutar de un modelo clásico precioso.  Con ella es fácil dejarse llevar y deleitarse con las singularidades del paisaje sintiendo los matices del entorno.

También es perfecta para desplazarse con el máximo estilo por la ciudad, siendo el foco de atentas miradas.

Positivo:

Rezuma estilo por los cuatro costados.
Par motor.
Baja altura al suelo, por lo que resulta ideal para todo tipo de públicos.

Negativo:

Motor “un poco perezoso” para subir de vueltas

Para quién es esta moto, para quién no:

Encantara a los amantes del estilo, a los que otorgan importancia a la elegancia. A los “gentleman”, a los que por edad o por espíritu ya han entendido que la vida es algo más que prisas y carreras.

No gustara a los que vayan buscando una moto de prestaciones deportivas.

KTM DUKE 690 – MATAGIGANTES


En el mundo del motociclismo hay una discusión histórica basada en el número de cilindros que debe tener un motor.

Las configuraciones más habituales son 1,2 y 4 cilindros.

Voy a dar mi opinión de las ventajas e inconvenientes de cada una de estas configuraciones, teniendo en cuenta que he tenido motos con 1,2 y 4 cilindros. De las tri-cilíndricas no puedo opinar porque nunca tuve una.

Monocilíndricas:

Ventajas:

1) Sencillez

2) Inmediata respuesta en bajos y medios

3) Contención de peso

Desventajas:

1) El motor tiende “dar coces” por debajo de las 3000 vueltas, sintiendo el piloto una sensación incómoda por debajo de este régimen de revoluciones.

2) No suelen ser buenas motos para viajar. Su potencia no suele ser muy elevada y un solo cilindro realiza sobre esfuerzo cuando se viaja por autopista.

3) Suelen vibrar, no son motos suaves, ya que el movimiento del único cilindro genera inercias.

El sonido del motor de una monocilíndrica es grave.

Bicilíndricas:

Solucionan parcialmente los problemas de las mono cilíndricas añadiendo un cilindro adicional, con lo que:

1) Por debajo de las 3000 vueltas, no cocean.

2) Son mejores ruteras que las monocilíndricas.

3) La entrega de potencia sigue estando en bajos y medios régimenes, haciéndolas máquinas perfectas para una conducción basada a revoluciones bajas y medias (la conducción más natural y tranquila en mi opinión).

Las bicilíndricas, siguen teniendo tendencia a vibrar, aunque obviamente no tanto como las monocilíndricas, ya que uno de los cilindros equilibra el movimiento del otro.

El sonido del motor de una bicilíndrica es grave.

Cuatro cilindros en línea

Es la configuración más habitual en motos japonesas.

Las cuatro cilíndricas son motos suaves, donde las vibraciones casi desaparecen.
El régimen máximo del motor sube (puede girara mas RPM), con lo cual la entrega de potencia suele ser más arriba.

Suelen ser máquinas muy potentes, con menos par en bajos y medios que las “mono” y “bi” cilíndricas.
Su máxima potencia se entrega a altas vueltas, por lo que no son las motos más recomendables para principiantes, ni para gente que le guste la conducción relajada.

El sonido del motor de una cuatro en línea es agudo a altas RPM. Es un sonido muy particular que a muchos enamora. El sonido que emite el motor a altas vueltas evoca potencia en estado puro.
El sonido de las mono y bi es más grave. Por decirlo de alguna manera lo que se oye es “el par”.

PRUEBA KTM DUKE 690

He tenido la oportunidad de probar la KTM DUKE 690 durante 300 KM por carreteras de montaña, y me ha parecido la máquina definitiva para ese entorno.

Mis impresiones:

– Es muy ligera.

– Consume muy poco combustible.

– La posición de conducción es cómoda. Vas muy erguido y el mullido del asiento es correcto.

– El motor sorprende muchísimo, ya que no parece un monocilíndrico puro y estira bastante.

– La parte ciclo va muy sobrada. La moto es tan ligera que resulta todo un placer meterla en curva y hacerla “bailar” con el asfalto.

– Los 68 CV de potencia son más que suficientes en carreteras reviradas. De hecho estoy convencido de que llevada por un buen piloto en ese ambiente, puede resultar una perfecta “mata deportivas”.

– La frenada delantera, aunque con un solo disco de freno, resulta muy potente y dosificable. El sistema de frenado es Brembo. El ABS es otro elemento de seguridad activa que me parece imprescindible. Lo probé varias veces y resulta imposible bloquear la rueda, lo que aporta un plus de seguridad y confianza adicional.

¿Me la compraría? Sin duda, siempre para el uso descrito: salidas de fines de semana por montaña o para moto de ciudad.

Hay mejores ruteras, por lo que si lo que estás buscando es una moto para hacer viajes con largos tramos de Autopistas, está Duke no resultará tu moto ideal.

¡Bien por KTM!